Riesgos en el día a día

Desde siempre he tenido precaución en mi día a día (menos al cruzar los semáforos del barrio, lo reconozco). Quizá esta preocupación por evitar daños innecesarios me ha traído derecha al mundo de la prevención de riesgos.

Cuando hablo con mis amistades y les digo lo fascinante que me parece el mundo de la prevención siempre piensas que hablo exclusivamente por la prevención en el trabajo. No entienden la prevención de una forma global en su día a día y la realidad es que cada día nos enfrentamos a muchos riesgos que podríamos evitar con un simple vistazo a nuestro alrededor.

Pensemos en los cinco grandes riesgos que podemos encontrar en un lugar de trabajo común:

  • Caídas al mismo nivel
  • Caídas a distinto nivel
  • Cortes y golpes contra objetos
  • Riesgo eléctrico
  • Intoxicación

Y ahora analicemos cada riesgo.

  •  Caídas al mismo nivel: se producen por culpa de tropezones, objetos mal guardados, resbalones, no llevar el calzado adecuado… y que pasa si entramos en la ducha sin limpiar el suavizante que hay en el suelo? O si corremos con las zapatillas rotas o los cordones de los zapatos desabrochados? Y si vamos whatsapeando? Este riesgo es más común en nuestro día a día que en el lugar de trabajo. Por qué? Muy fácil, en nuestro lugar de trabajo somos más meticulosos y cuidadosos con el orden o al realizar tareas. Vileda se mató al resbalar en la ducha [noticia on-line]

 

  • Caídas a distinto nivel: es consecuencia de la caída de una persona des de altura. Esta altura puede ser pequeña (un escalón de 20 cm) o grande (una escalera de unos 2 metros) pero el resultado puede ser mortal. Y ahora estaréis pensando, “yo en mi día a día no me subo a escaleras, no puedo caer, eso solo le pasa a los albañiles”. Error! Cuantas escalones (de casa, de un restaurante, del parking, de la cera…) os habéis “comido” por ir distraídos por la calle? Cuantas veces os subís a un tambuerete inestable para alcanzar un vaso de la cocina “porqué es solo un momento”? Estos pequeños despistes pueden ser muy importantes. Investigan si una caída en su casa provocó la muerte de una sexagenaria en Lores [noticia on-line]

 

Llegados a este punto espero que vuestro cerebro esté en alerta roja y escandalizado por lo absurdo de muchos accidentes cuotidianos pero faltan tres puntos. Vamos allá:

 

  • Cortes y golpes contra objetos: este riesgo existe al manipular herramientas cortantes (riesgo de corte) o cualquier tipo de objeto (riesgo de golpe). Ese cuchillo puesto mal en la encimera de casa puede caer en el pie.. de punta! O ese armario abierto para coger un plato puede darnos un buen chichón. Y que me decís de dejar las tijeras de costura en el sofá un momento mientras vamos al baño? Luego al sentarnos podemos tener una amarga sorpresa. Miley Cirus se corta un dedo por accidente [noticia on-line]

 

  • Riesgo eléctrico: este riesgo está producido directamente por el contacto eléctrico. En los trabajos de construcción, albañilería y similares es un riesgo muy presente. Pero, y en casa? Existe este riesgo en nuestra vida diaria? Si y mil veces sí. Cambiar una bombilla sin cortar la luz, intentar ahorrar en electricista y hacer una chapuza, colocar aparatos electrónicos cerca del agua, tocar enchufes con las manos mojadas.. Cuantas mujeres se secan el pelo en el baño, descalzas y con las manos mojadas? La electricidad no se ve a simple vista pero está muy presente en nuestro día a día y es un riesgo muy grande sobre todo para los más pequeños y nuestras mascotas. No olvidemos la naturaleza curiosa de las personas. Yo misma con 10 años probé de cortar un cable con las tijeras, evidentemente la chispa en los dedos y el daño no se me va a olvidar jamás (y eso que yo era la buena de la familia!) Un menor de 12 años muere electrocutado en Almería [noticia on-line]

 

  • Intoxicación: se produce cuando entra en contacto con el organismo una substancia toxica o contaminante. Este riesgo se encuentra mayoritariamente en empresas químicas o lugares de trabajo que están en contacto con distintas substancias. Si trabajas en una oficina o estás en tu casa no sufras. A no ser que le hayas sacado la etiqueta a la lejía o hayas puesto aguarrás en una botella vacía de agua. Entonces sin querer puedes tener un pequeño gran problema. El intoxicado por beber lejía estará ingresado hasta mitad de semana [noticia on-line]

Quizá por la novedad, quizá por la ilusión de estudiar algo que me gusta, quizá mi cerebro que procesa mil cosas a la vez, la verdad es que no sabría decir el porqué pero al llegar a un sitio lo primero que hago es echar un vistazo rápido y analizar los riesgos que hay a mi alrededor e intentar evitarlos. Como habéis visto hay muchos riesgos absurdos en nuestro día a día que podemos evitar. Cómo?

CON PRECAUCIÓN, PREVENCIÓN Y SENTIDO COMÚN! Haz de tu casa un sitio tranquilo donde relajarte, no un sitio desordenado y lleno de peligros que se pueden evitar con un poco de cuidado.

 

Des de aquí os animo a hacer de vuestro entorno un sitio más seguro para vosotros y los vuestros.

 

Imprudencia temeraria

¿Puede ser tipificada como temeraria una imprudencia del trabajador en materia de prevención de riesgos laborales?
 
La respuesta a priori (y sin entrar en contenido legal) es un SI rotundo. Si la imprudencia temeraria (y a sabiendas) de un trabajador es la causa de un accidente, ¿Porqué debería el empresario hacerse cargo de ese accidente?
 
Hoy vamos a ver que nos dice la legislación y las sentencias emitidas hasta la fecha sobre imprudencias temerarias.
 
LEGISLACIÓN VIGENTE
 
En el punto 4 del artículo 15 (Principios de la acción preventiva) del RD 31/1995 [documento pdf] encontramos la siguiente afirmación:
 
4.     La efectividad de las medidas preventivas deberá prever las distracciones o imprudencias no temerarias que pudiera cometer el trabajador. Para su adopción se tendrán en cuenta los riesgos adicionales que pudieran implicar determinadas medidas preventivas, las cuales sólo podrán adoptarse cuando la magnitud de dichos riesgos sea substancialmente inferior a la de los que se pretende controlar y no existan alternativas más seguras.

En el artículo 115 de la Ley de Seguridad Social [document pdf] se define el alcance de accidente laboral. Si vamos a los puntos finales del artículo encontramos lo siguiente:

 4.     No obstante lo establecido en los apartados anteriores, no tendrán la consideración de accidente de trabajo:
a.     Los que sean debidos a fuerza mayor extraña al trabajo , entendiéndose por ésta la que sea de tal naturaleza que no tenga relación con el trabajo que se ejecutaba al ocurrir el accidente
b.     Los que sean debidos a dolo o imprudencia temeraria del trabajador accidentado
 
5.     No impedirán la calificación de un accidente como de trabajo
a.     La imprudencia profesional que es consecuencia del ejercicio habitual de un trabajo y se deriva de la confianza que éste inspire
b.     La concurrencia de culpabilidad civil o criminal del empresario, de un compañero de trabajo del accidentado o de un tercero , salvo que no tenga ninguna relación con el trabajo
 
A partir de esta definición es donde surge la duda a la pregunta planteada. ¿Qué diferencia hay entre imprudencia temeraria del trabajador (4b) e imprudencia profesional (5a)? ¿Qué ha de suceder para poder clasificar una imprudencia de una forma u otra?
 
 
SENTENCIAS EMITIDAS
 
Para verlo claro hemos seleccionado algunas sentencias que hablan sobre imprudencia temeraria e imprudencia profesional. Aparecen ordenadas cronológicamente.
 
  • STS de 10.12.1968: define la imprudencia temeraria como “la conducta que implica la inobservancia de las más elementales medidas de precaución”
  • STS de 23.10.1971: es imprudencia temeraria ” el actuar con menosprecio del riesgo cierto que se deriva del trabajo o de una determinada tarea”
  • STS de 20 de noviembre de 1975: “Se entiende por temeraria la imprudencia en que ha incidido el operario cuando en su actuar está poniendo de manifiesto que, consciente de la situación en que se encuentra, acepta, por su sola voluntad, la realización de un acto arriesgado e innecesario para su actividad laboral y que lleva a cabo con menosprecio de cualquier cuidado que le aconseje su evitación; por el contrario, será conducta imprudente profesional, aquella en que se incide cuando el trabajador, ante la inminencia del riesgo que acompaña a su actuación, se cree capaz de superarlo con la propia capacidad y habilidad personal, o no le ha prestado la debida atención, por hallarse atenuada su voluntad y en su caso sus movimientos reflejos, por la repetición del mismo acto, la facilidad en que en otras ocasiones lo ha superado felizmente, o porque confiaba en su suerte”.
  • STS 9 mayo 1985: “…sólo las imprudencias personales y temerarias pueden romper la relación causal, de tal manera que únicamente aquellos comportamientos graves abiertamente contrarios al actuar propio de una persona de diligencia normal pueden dar lugar a un cambio de signo en orden a las responsabilidades derivadas de un hecho laboral…”.
  • STS 16 julio 1985: “la imprudencia temeraria es aquella conducta del trabajador en que excediéndose del comportamiento normal de una persona, se corra un riesgo innecesario que ponga en peligro la vida o los bienes, conscientemente”, incluyendo asimismo el supuesto de que “…el trabajador, consciente y voluntariamente contraría las órdenes recibidas del patrono o las más elementales normas de precaución, prudencia y cautela exigibles a toda persona normal”. E
  • STS 10 mayo 1988 ( RJ 1988\3595): “Pese a la identidad de denominación, no es totalmente equivalente el concepto de imprudencia temeraria sancionada en el Código Penal y la prevista en el accidente laboral, ya que la primera tiene por objeto proteger al colectivo social de los riesgos causados por conductas imprudentes, y la segunda sancionar con la pérdida de protección un riesgo específicamente cubierto, y esta diversidad de fines se traduce en que en este último supuesto, según constante doctrina, para que concurra la imprudencia temeraria, es preciso que se observe una conducta que asuma riesgos manifiestos, innecesarios y especialmente graves ajenos a la conducta usual de las gentes”
  • STS Valencia nº2635, 02/12/1992: La imprudencia temeraria, requiere  asumir libre y conscientemente un riesgo cierto, de excepcional gravedad y debido a circunstancias ajenas al trabajo.
  • STS Valencia nº 2635, del 03/12/1995: El TS ha diferenciado claramente la imprudencia profesional de la  temeraria, por ejemplo, en Sentencia  de su Sala Social de 16/7/1986,  indicando que debe reputarse temeraria la imprudencia cuando “el trabajador consciente y voluntariamente contraría las órdenes recibidas del patrono, o las más elementales normas de precaución, prudencia y cautela exigibles a toda persona normal”.
  • STS País Vasco, nº 732, de 03/03/1998: En todo caso, la noción de imprudencia temeraria a los efectos estudiados puede ser definida con expresiones de la jurisprudencia antigua como “una imprudencia personal temeraria”, “una evidente temeridad”, “una falta de las más rudimentarias normas de criterio individual”, “una temeraria provocación o asunción de un riesgo innecesario, con la clara conciencia y patente menosprecio del mismo”, “una imprudencia de tal gravedad que notoriamente revele la ausencia de la más elemental precaución… sin esa elemental y necesaria previsión de un riesgo posible, y la inmotivada, caprichosa o consciente exposición a un peligro cierto”
  • STS País Vasco. 22/02/2000: distinción fundamental entre la imprudencia temeraria y la profesional: la primera requiere plena conciencia del grave riesgo y omisión querida de las pautas más elementales para evitar la producción del daño, no siendo equiparable a la falta de toma de conciencia de la gravedad del riesgo, la minusvaloración de éste o el error en el modo adecuado de evitarlo, cuando la persona llega a esas valoraciones en contra del parecer habitual del común de las personas.
  • STS de Asturias nº2411, 6/09/2002: La imprudencia temeraria se configura como la infracción del deber de cuidado del  trabajador, y dicha norma de cuidado implica el deber de adoptar un comportamiento adecuado que evita la producción del resultado dañoso y abstenerse de realizar acciones peligrosas. El concepto laboral de la imprudencia temeraria se ha ido configurando, tanto desde el punto de vista positivo, determinándose las características y elementos que lo conforman, como desde el punto de vista negativo, excluyendo aquellas conductas que no se encuentran dentro del referido concepto.
  • STS Castilla la Mancha, nº 472, de 16/03/2006: Excluye la naturaleza laboral del accidente cuando el trabajador incurre en dolo o imprudencia temeraria. Dicha imprudencia ha de ser, per se, grave. Si la imprudencia no es temeraria sino simple, el accidente laboral sigue siéndolo pese a su concurrencia. La Ley conserva la naturaleza de laboral de los accidentes de trabajo en los que concurre imprudencia profesional y a los ocasionados por actuación de un tercero. La imprudencia profesional o simple, se conceptúa como la que se produce por la confianza que el ejercicio de trabajo aporta al trabajador. Esta imprudencia se entiende no rompe el nexo causal del accidente con el trabajo.
  • STS de 18/09/2007: Se trata de una conducta en la que su autor asume riesgos manifiestos, innecesarios y especialmente graves ajenos al usual comportamiento de las personas. Consiste en un patente y claro desprecio del riesgo y de la prudencia más elemental exigible
  • STS 18/09/2007: el Tribunal Supremo concluye que “esta conducta merece el calificativo de temerariamente imprudente , para revelar un claro menosprecio del riesgo conocido y de la más elemental prudencia exigible en estas circunstancias”
  • STS Madrid, nº 730, de 21/09/2009: Para que quepa  hablar de imprudencia temeraria como factor excluyente de la protección que la norma social otorga a los Accidentes de trabajo, debe exigirse una conducta, que con claro menosprecio de la propia vida, se acepte voluntariamente correr un riesgo que le ponga en peligro grave, faltando a las más elementales normas de prudencia; a diferencia de la “imprudencia simple” en la que si bien no se agotan todos los actos necesarios para evitar un peligro, éste no sufre o se pretende sufrir, sino que se incurre en el mismo por una negligencia. La imprudencia temeraria supera a la imprudencia grave o por infracción de reglamentos, ya que exige una imprudencia de tal gravedad, que notoriamente revela la ausencia de la más elemental precaución, sometiéndose el trabajador de forma inmotivada, caprichosa y consciente a un peligro cierto.
  • STS Aragón nº 970, 27/12/2010: La imprudencia  temeraria, a la luz de lo dispuesto en el art.115 LGSS se diferencia de la imprudencia profesional de manera palmaria en el precepto; esta última especie de imprudencia, que no rompe el nexo causal entre la lesión y el trabajo, es consecuencia del ejercicio habitual del trabajo y se deriva de la confianza que éste inspira por la repetición de unos mismos actos, en tanto que la imprudencia temeraria presupone una conducta en la que su autor asume riesgos manifiestos, innecesarios y especialmente graves ajenos al usual comportamiento de las personas; en otras palabras, puede concebirse como el patente y claro desprecio del riesgo y de la prudencia más elemental exigible
  • STS Galicia nº 1438, de 6/03/2012: El concepto de imprudencia temeraria no tiene en este ámbito del ordenamiento la misma significación que en el campo penal (sentencia de 30 de mayo de 1998), pues en el primer caso el efecto que provoca su concurrencia es la pérdida de protección cualificada de un riesgo específicamente cubierto, en tanto que el Derecho Penal tiende a proteger al colectivo social de los riesgos causados por conductores imprudentes”, aunque advirtiendo que “la imprudencia se configura en relación con las circunstancias de hecho que se dan en cada supuesto litigioso, y esas circunstancias concurrentes son de apreciación inicial del juzgador en cada caso concreto, para determinar si existe o no la causa de exclusión de la presunción de laboralidad, y por eso no son posibles las declaraciones con vocación de generalidad”.
 
Los abogados Acervera también aportan una respuesta afirmativa a la cuestión planteada: “actuar temerariamente es omitir la diligencia más elemental: evitar el riesgo”. Desde la visión del Derecho de la Seguridad y Salud Laboral y del Derecho del Trabajo, actuar con consciente e intencionada temeridad es provocar que aparezca un riesgo que estaba evitado, y por tanto, se rompe el principio fundamental de la acción preventiva: EVITAR EL RIESGO.
 

ENTONCES… ¿QUÉ PASA CON LAS IMPRUDENCIAS TEMERARIAS?

 
Por tanto, una imprudencia del trabajador en materia de prevención de riesgos laborales puede ser tipificada como temeraria. En el caso de la imprudencia profesional no hay un pensamiento de omisión de evitación del riesgo, no sucede de forma voluntaria. En el caso de la imprudencia temeraria hay una omisión premeditada de las medidas mínimas de seguridad, es decir, el trabajador desprecia la prudencia y asume voluntariamente los riesgos derivados de su actuación, es una actuación personal y por tanto no es en ningún caso un accidente laboral .
 
La imprudencia temeraria se produce cuando el empresario ha adoptado todas las medidas necesarias para evitar el accidente y por culpa de la negligencia voluntaria y aceptada del trabajador se ha producido. Puntualizo las palabras voluntaria y aceptada para diferenciar la imprudencia profesional de la temeraria. No es lo mismo sufrir un accidente por repetividad de una tarea que por anular una medida de seguridad, conociendo las consecuencias que puede acarrear la misma. Para poder tipificar un comportamiento de temerario e imprudente del trabajador en un accidente laboral, el empresario debe haber cumplido con sus obligaciones y deberes en materia preventiva y de este modo, no tener ningún tipo de responsabilidad en los hechos ocurridos.
 
En definitiva, siempre que un trabajador provoque un riesgo que era inexistente de una forma frívola, caprichosa, consciente y despreciando la más mínima prudencia o previsión estaremos hablando de una imprudencia temeraria.
 
CONCLUSIÓN
 
La imprudencia temeraria es la conducta del trabajador en corre un riesgo innecesario que pone en peligro su integridad física de forma consciente y voluntaria, obviando las más elementales normas de precaución, prudencia y cautelas exigibles a toda persona.
 
Después de las sentencias revisadas y la diferenciación entre imprudencia temeraria y profesional, nos falta resolver la pregunta inicial. ¿Puede ser tipificada como temeraria una imprudencia del trabajador en materia de prevención de riesgos laborales?
 
Si consultamos el significado de tipificar en el diccionario de la RAE encontramos las siguientes definiciones:
 
1. tr. Ajustar varias cosas semejantes a un tipo o norma común.
2. tr. Dicho de una persona o de una cosa: Representar el tipo de la especie o clase a que pertenece.
3. tr. Der. En la legislación penal o sancionatoria, definir una acción u omisión concretas, a las que se asigna una pena o sanción.
 
 
Por lo tanto, aunque podemos catalogar una imprudencia como temeraria, sería contraproducente que legalmente estuvieran tipificadas unas imprudencias concretas.
 
Según la jurisprudencia que ha quedado expuesta, debe valorarse cada caso concreto y sin que se puedan establecer unas reglas fijas que nos desvíen de la diferenciación entre imprudencia profesional y temeraria. La jurisprudencia trabajada junto con la normativa vigente nos ha de servir para interpretar y valorar cada caso concreto para llegar a la conclusión más justa y apropiada para todas las partes involucradas. Por tanto, el hecho de que no aparezca una definición que incluya las acciones concretas que convierten una acción en imprudencia temeraria nos ayuda a poder personalizar cada caso y dar más importancia a la investigación del suceso que en el definición del mismo.
 
 
 
Bibliografía
 
  • Martín Rojo, Francisco Javier (2012) Análisis extenso sobre jurisprudencia de accidentes laborales debidos a imprudencia temeraria del trabajador. [documento pdf]
  • Buscador de jurisprudencia de Lex Nova, Portal Prevención  [pagina web
 

Plan de PRL VS. Manual del sistema de gestión de la PRL

Qué semejanzas y qué diferencias encontramos entre el Manual del sistema de gestión de la PRL que pide todo sistema normalizado como el estándar OHSAS 18001 y el Plan de PRL que es exigible reglamentariamente?

 

Los sistemas de gestión de PRL y los planes de PRL comparten objetivos: los dos documentos pretenden establecer un sistema de gestión que favorezca la eliminación y minimización del riesgo presente en la empresa (sea cual sea su tipología), integrar la actividad preventiva y crear una cultura preventiva de empresa. Por lo tanto, están buscando un cambio en la organización que permita mejorar la presencia y la gestión de la PRL en la empresa.

La clave para entender la principal diferencia entre un sistema de gestión de PRL y el plan de PRL son las palabras ” calidad” y “prevención”. El sistema de gestión de PRL persigue la calidad del propio sistema mientras que el objetivo primordial del plan de PRL es la prevención. Los dos documentos van muy ligados entre ellos pero tienen diferentes finalidades.

Tal como se indica en el artículo 2.1 del Reglamento de los servicios de prevención, el plan de prevención es la herramienta mediante la cual se integra la prevención en el sistema general de gestión de la empresa y se establece la política de PRL.

Por otra parte, y tomando el ejemplo del manual OHSAS 18001, su finalidad es la de apoyar y promover buenas prácticas en materia de seguridad y salud en el trabajo mediante una gestión estructurada y sistemática . Por lo tanto, va más allá de lo que exige la legislación y busca la excelencia en todo el sistema global de la empresa.

Vamos a analizar las semejanzas y diferencias entre los dos documentos

PARECIDOS

  • Tanto el plan de PRL como la OHSAS necesitan la involucración y el compromiso de la dirección
  • Son sistemas globales: necesitan estar presentes en todo el proceso preventivo y en todos los niveles jerárquicos para poder ser efectivos. Hay que integrarlos en la estructura de la empresa y en su cultura
  • En los dos casos se establecen mediciones para poder valorar el éxito de las medidas tomadas.
  • La participación de todos los trabajadores es vital: en un documento se exige por ley esta participación y en el otro se aconseja activamente.
  • Los dos contemplan la formación como una herramienta de vital importancia en la estructura organizativa de la empresa. Todos los trabajadores deben estar formados e informados.
  • La documentación de lo que pasa toma mucha importancia en la planificación, la ejecución y la evaluación de los procedimientos
  • Los dos documentos parten de la realidad de la empresa: tienen en cuenta factores como la tipología, la actividad, los trabajadores…
  • La organización preventiva se define en diferentes niveles. En ambos casos se establecen cuáles son las funciones y obligaciones de cada nivel para que todos tenga constancia

 

DIFERENCIAS

  • El plan de PRL es obligatorio, mientras que la OHSAS es recomendable pero no estrictamente (ni legalmente) necesario.
  • A nivel de exigencias, el plan de PRL podríamos decir que es más básico: cumple la ley. La OHSAS va más allá de lo que marca la normativa vigente y por tanto, podríamos decir que es más completo.
  • El plan de PRL se centra en los riesgos laborales mientras que la OHSAS engloba más aspectos como la relación con el entorno o la idea de empresa saludable. Va más allá de la PRL y busca la excelencia global de la organización.
  • La norma OHSAS es válida más allá de España, por el contrario el plan de PRL está vinculado a la normativa española. En el caso de las empresas internacionales, la normativa OHSAS facilita la tarea de adaptarse a otras leyes.
  • Mientras que el plan de PRL habla de organigrama mínimo, la OHSAS propone un organigrama complejo y ordenado
  • La OHSAS pretende implementar, mejorar y mantener un sistema de gestión de forma continua, mientras que el plan de PRL vela por la mejora de la prevención.

 

DUPLICIDAD DE DOCUMENTOS

Aunque es posible y recomendable juntar los dos documentos hay que pensar que los requisitos de la OHSAS pueden colapsar a empresas más pequeñas por la organización compleja que tiene. Para empresas medianas o grandes recomendaría sin duda la OHSAS 18001, ya que no sólo cumple los mínimos que establece la normativa española, sino que los contenidos están más ordenados y son más completos. Por tanto la duplicidad de documentos se puede convertir en una unión de documentos en pro de la calidad y la excelencia en la gestión de la PRL en una organización

La importancia de las normas (Las normas de la casa de la sidra)

Este domingo ha sido un día extraño. Tan extraño que he terminado viendo una de esas películas que ponen en la televisión los domingos por la tarde: Las normas de la casa de la sidra [ficha en Filmaffinity]. Dejando de lado el argumento y la historia que hay detrás me ha sorprendido y maravillado a partes iguales una cosa, una pequeña lista que pasa desapercibida durante toda la película. Hablo de las normas de la casa de la sidra.

Os pongo en situación: América, Primera Guerra Mundial, es tiempo de recolección de manzanas y en la casa de los jornaleros (de raza negra) el dueño (blanco) de las manzanas les cuelga una lista de normas que han de cumplir Podríamos decir que son un primer intento de PRL. No sé cómo estaría este tema en los EEUU de  pero lo he encontrado la mar de interesante. De hecho me ha sorprendido gratamente que alguien se interesara por la seguridad de los jornaleros.

Y bien,  ¿qué ponían esas normas?

  • No fumar en la cama
  • No se usará el molino ni las prensas si se ha bebido
  • No subir al tejado a fumar
  • No subir al tejado a merendar
  • No subir al tejado por la noche

Las normas no son demasiada cosa y la reacción de los jornaleros no se hace esperar. El primero de ellos comenta que esas normas las hacen los que viven fuera de este mundo (refiriéndose a la diferencia entre los jornaleros y los señores de la casa). El segundo argumenta que quién mejor que ellos para saber que pueden hacer y que no para no resultar heridos. El tercero añade que podrían simplificar las normas con un “no suban al tejado”.

¡Qué declaraciones! La verdad es que no hace falta ser un gran técnico de prevención ni un gran empresario para saber que es necesario garantizar la seguridad del personal al cargo de la forma más segura y eficiente posible… ¿o si?

A efectos de la ley 31/1995 de Riesgos laborales [archivo pdf]…

  1. Se entenderá por “prevención” el conjunto de actividades o medidas adoptadas o previstas en todas las fases de actividad de la empresa con el fin de evitar o disminuir los riesgos derivados del trabajo.
  2. Se entenderá como “riesgo laboral” la posibilidad de que un trabajador sufra un determinado daño derivado del trabajo. Para calificar un riesgo desde el punto de vista de su gravedad, se valorarán conjuntamente la probabilidad de que se produzca el daño y la severidad del mismo.

Es decir, ha de existir SIEMPRE, un conocimiento directo de las actuaciones de los empleados y de los riesgos que estas pueden generar para poder prevenir de la mejor forma posible estos riesgos.

¿Esto ocurre siempre? ¿Se realiza la lista de riesgos conociendo al 100% el entorno en el que desarrollará su actividad el trabajador? Personalmente creo que la respuesta es NO. Generalmente esta lista de riesgos parte de una situación idílica de trabajo, lo que supuestamente debería de pasar y se rige por unos términos estándar.

Pongamos un ejemplo comentado con una conocida no hace mucho. Su tienda ha sufrido una remodelación integral por lo que des de la multinacional que la gestiona se manda a un representante de la Mutua contratada para hacer un informe de Riesgos Laborales. A la tienda se presenta un hombre de 1.90 de altura sin conocimientos de las tareas que se desarrollan en la tienda. Como él es muy alto considera que, aunque el mostrador es bajo, ya se encuentra a la altura necesaria para evitar posturas forzadas en el personal. PRIMER ERROR. En ningún momento se tiene en cuenta que en la tienda trabajan 5 mujeres con una media de 1.50 por lo que el mostrador queda excesivamente bajo para ellas.

Sigue con el informe. Hay un escalón de 10 cm de altura entre el almacén y la tienda. Como sólo hay recepción de mercancías 2 veces por semana considera que las veces que hay que pasar cajas de una altura a la otra no justifican la remodelación de ese escalón y el coste que eso genera. SEGUNDO ERROR. Aunque la recepción es dos veces por semana se saca y se mete mercancía continuamente por lo que ese escalón supone un riesgo importante de caída para el equipo.

A nivel de descanso del personal recomienda tener una silla para poder descansar de los turnos de 7 horas y da por hecho (sin preguntar) que los empleados tienen tiempo de descanso. TERCER ERROR. Pero no contento con esto sigue con lo siguiente: como conoce la normativa de la multinacional de no sentarse omite escribir en el informe este punto aunque recomienda al equipo sentarse de vez en cuando sin que nadie lo vea. ¿PERDON?

Entonces yo me pregunto… ¿Cómo puede ser que la persona que se encarga de la elaboración del documento de PRL y de la supervisión de las medidas no pertenezca a la empresa ni haya desempeñado nunca las funciones de las personas por las que habla? ¿No tendría esta persona que conocer la situación REAL del entorno que está evaluando? ¿No sería más efectivo que los propios trabajadores pudieran decir a que riesgos se someten cada día?

Realmente me ha fascinado encontrarme en pleno 2013 con la misma situación laboral que hace años en la América profunda: normativas hechas desde el desconocimiento, por personas que no conocen la realidad y se rigen por los parámetros que le han mandado sus superiores.

Tal y como comentan los jornaleros en la película ellos tienen sus propias normas, normas que saben que han de cumplir para no resultar ilesos. Por ese motivo es de gran importancia que en la PRL de las empresas participen todos los empleados, que todos se sientan integrados y escuchados dentro de su empresa. Que la cultura de la empresa sea inclusiva y participativa en todos los niveles posibles.

Sólo así se podrá garantizar que los documentos responden a las necesidades directas de los trabajadores y garantizar a su vez que los trabajadores lo conocen, lo entienden, lo respetan y lo acatan.

El conflicto como herramienta de cambio

En nuestro día a día pasamos por distintas situaciones y rechazamos formar parte de muchos conflictos, unos más habituales, otros más extraños, pero sea cual sea su naturaleza nuestra tendencia es la de evitarlos a toda costa.

Según la RAE un conflicto puede ser un enfrentamiento armado, una situación desgraciada de difícil salida, un problema, una cuestión o una materia de discusión o la coexistencia de tendencias contradictorias en el individuo. A priori lo que vemos es que el principal problema es el de entender el conflicto como sinónimo de pelea o discusión. No sólo se trata de esto, un conflicto va más allá. Los conflictos son una herramienta de aprendizaje, de trabajo y de descubrimiento.

Entonces… ¿los conflictos son buenos o malos?

Los conflictos generan ruptura, pueden llegar a negar el proceso personal, generan emociones intensas, reacciones imprevisibles, enfrentamientos, actitudes hostiles, la comunicación se pierde, crece el poder en una parte del grupo y disminuye en otro, se producen juicios erróneos sobre otros, aparecen prejuicios… Con toda esta lista de aspectos negativos,  ¿seguro que existen los aspectos positivos?

Pues sí, sí que existen y superan en creces a los aspectos negativos. El conflicto es una herramienta de cambio, dinamiza los procesos de aprendizaje, estimula la curiosidad y el interés, cohesiona los grupos, estimula la creatividad, fomenta la comunicación del grupo y el trabajo en equipo y genera evolución en los grupos.

Dicho esto y como indica el título de nuestro post hoy vamos a ver la parte positiva de los conflictos.

CONFLICTO: HERRAMIENTA DE CAMBIO

Como psicopedagoga puedo afirmar que el conflicto es una herramienta de cambio, sobretodo en referencia a los grupos. Evidentemente podemos encontrarnos delante de aspectos positivos del conflicto (nuevas ideas, cambios) o efectos negativos (disolución de un grupo, tensión). Pero en general, cualquier evolución derivada de un conflicto que se produzca en un grupo será positivo para el mismo.

El conflicto es vital para los grupos, es la herramienta que los mueve, que provoca su crecimiento, su mejora o su desaparición para la posterior creación de otros grupos más acordes con las características y necesidades de las personas que lo forman. Cabe destacar que una misma persona pertenece a tantos grupos como círculos a los que pertenece.

Por lo tanto no solo tenemos que trabajar con el conflicto, lo tenemos que generar y reconducir en beneficio del grupo. ¿Cómo lo haremos? En general el conflicto nos va a servir para plantear retos, debates o situaciones complicadas que se han de resolver.

APROVECHAR EL CONFLICTO

En general debemos aprovechar los conflictos en beneficio del grupo, generando espacios de debate y de reflexión donde poder convertir los conflictos y discrepancias en oportunidades de cambio y crecimiento personal y profesional.

En el ámbito formativo (como formadores y orientadores) el conflicto nos va a servir para acercar posturas contradictorias, para generar debate y sobre todo para conseguir cambios conductuales (uno de los grandes retos en la PRL). Uno de los grandes hándicaps de la formación de adultos en PRL recae sobre este mismo punto. ¿Cómo podemos conseguir cambios en la actitud de los trabajadores? ¿Cómo podemos hacer entender que una conducta que llevan años llevando a cabo ha de cambiar? El conflicto nos permite crear situaciones en el aula (o el espacio formativo) que generen inquietudes en los adultos que permitan abrir camino a la duda. ¿Y si estaba equivocado? En este punto es cuando se genera el cambio.

En el ámbito laboral los conflictos nos sirven para avanzar, para sortear problemas y para generar equipos de trabajo. EL trabajo que se realiza siempre responde a una necesidad concreta creada directamente por un conflicto, por una situación problemática que se ha de solucionar. En el ámbito laboral el conflicto ha de verse como un reto a superar. En este ámbito el empresario o jefe es el responsable de aportar las herramientas y el espacio necesario para involucrar a todos los miembros del equipo en el trabajo de forma que puedan resolver y convertir los conflictos en beneficios para la empresa y para uno mismo.

Llegados a este punto es importante remarcar que aunque el conflicto siempre tenga una parte positiva depende de nosotros encontrarla y sacarle el máximo provecho para la situación actual y para situaciones futuras.

Si hablamos de conflicto dentro de la vida personal (fuera de los grupos de trabajo, de empresa y dentro de los grupos familiares y personales) es la propia persona la que ha de poder convertir el conflicto en una fuente de aprendizaje y canalizar la parte positiva y evolutiva del conflicto en beneficio propio o del grupo con el que este. En cambio en el ámbito laboral o de formación ha de ser la institución, el líder, el superior o el formador el que aporte las herramientas necesarias para que los trabajadores puedan crear un clima de confianza, trabajo colaborativo, cooperación y dialogo para poder elevar los conflictos de problema a solución.

EL CONCEPTO NEGATIVO DEL PROPIO CONCEPTO

Hemos empezado el articulo definiendo la palabra conflicto. Pero, ¿cuándo podemos empezar a hablar de conflicto? ¿Cuándo empieza? La clave para entender el conflicto como positivo o negativo, y así poderlo abordar, es precisamente el inicio del conflicto. Como ya hemos visto la palabra “conflicto” en si misma tiene relacionados conceptos como oposición, incompatibilidad o enfrentamiento. Y es esta misma oposición la que enriquece el trabajo, la incompatibilidad se puede redirigir y aprovechar los distintos puntos de vista que aporta y los enfrentamientos pueden ser cordiales o el inicio de un debate rico en ideas.

La connotación negativa de la palabra nos hace catalogarla directamente como algo malo, algo que hay que evitar. Pero el conflicto nos permite no solo avanzar, nos permite aprender, progresar y prepararnos para situaciones similares que se darán en un futuro. Si somos capaces de resolver un conflicto en un momento determinado este nos aportará las herramientas y la experiencia necesaria para volver hacerlo en un futuro (aspecto muy importante en las formaciones). En el caso contrario en el que no seamos capaces de superar el conflicto, esta misma experiencia nos ayudará a poder abordarlo de una mejor forma cuando nos volvamos a encontrarnos con el.

Aunque en un primer momento podamos quedarnos con un sabor amargo delante de un conflicto lo que aprendemos a raíz de él supera en creces ese sabor. Somos como somos por las experiencias que nos ha tocado vivir y tenemos que aprovecharlas a nuestro favor y usarlas para nuestro crecimiento profesional y personal.

RIESGO PSICOSOCIAL DEL CONFLICTO

Aunque ya hemos visto la parte positiva del conflicto y como aprovecharla en beneficio común no tenemos que olvidar que existe un riesgo psicosocial importante si la situación generada a raíz de un conflicto no se gestiona adecuadamente.

Un conflicto mal llevado o acentuado por una mala gestión personal y profesional del mismo nos puede llevar a presenciar situaciones de violencia (verbal, física o psicológica) que suponen un riesgo psicosocial para los trabajadores o alumnos a los que afecte la situación.

Las organizaciones, los formadores, los maestros, los padres… todos ellos tienen una misión importante en referencia a los conflictos: son los encargados de dar las herramientas y los recursos que ayudarán a los trabajadores, alumnos e hijos a gestionar de forma correcta sus emociones y sus conflictos para evitar situaciones de violencia.

RESUMIENDO…

Como profesionales de la prevención y la formación los conflictos nos sirven para generar cambios en las actitudes de los trabajadores, para trabajar los distintos puntos de vista y, en general, para enriquecer al grupo/equipo.

No podemos olvidar todo lo tratado anteriormente: la parte negativa de los conflictos siempre estará presente. Nuestro trabajo está precisamente en poder convertir toda esta parte negativa en situaciones que nos aporten beneficios grupales e individuales.

Y recuerda:

  • Una buena gestión es la clave para conseguir generar cambio a partir del conflicto.
  • Se han de facilitar las herramientas y los recursos necesarios
  • Un buen clima de trabajo es básico para generar espacios de diálogo y cooperación

Excursiones por la montaña, ¿Estas preparado?


La montaña es uno de los lugares preferidos para olvidar el estrés del mundo que nos rodea: lejos de la ciudad, del trabajo.. Pero ¿somos conscientes de los peligros a los que nos enfrentamos?
Muchos son los casos de personas accidentadas en la montaña por descuidos o por no tomarse la montaña enserio. Estos accidentes no sólo pasan en grandes montañas (como el Everest) podemos encontrar accidentes en montañas más emblemáticas como Montserrat: gente sin la preparación ni el equipo adecuado o personas que confían en sus conocimientos de la zona son los más perjudicados por estos accidentes de montaña. Sólo en Cataluña en el año 2012 los Bomberos de la Generalitat realizaron 913 actuaciones relacionadas con rescates en el medio natural (857 en el 2011).
Hoy vamos a hablar de cómo podemos evitar estos accidentes y cómo podemos prevenir situaciones de peligro.
PRIMEROS PASOS: CONOCER E INFORMAR
La montaña es imprevisible, y por ese motivo lo primero que debemos hacer es CONOCER la montaña a la que vamos: su clima, la temperatura del día que hemos escogido para pasear, la situación de los ambulatorios o centros hospitalarios más cercanos, la topografía, los caminos y senderos que seguiremos… y lo más importante INFORMAR a familiares o amigos de la ruta y el timming que seguiremos, de esta forma en caso de accidente podrán dar el aviso de que algo ha pasado.
LA MOCHILA
La mochila va a ser nuestra compañera durante las horas en que estemos en la montaña. En ella debemos de llevar únicamente aquello imprescindible (olvidaros de llenarla con “por si a caso”). Contra más ligera sea más nos facilitará el camino. Debemos usar (en la medida de lo posible) mochilas concebidas para la montaña con la sujeción al cuerpo correcta que nos permita una mayor facilidad de movimientos y menos molestias en la espalda (la ergonomía es muy importante para el excursionista!). La mochila se ha de poder atar a la cintura y en el pecho para tener las manos libres.
MATERIAL BÁSICO
El material siempre dependerá de las características de la actividad que vayamos a realizar. En este artículo vamos a tratar de los básicos que nos pueden sacar de más de un apuro.  
  • Calzado: Vamos a necesitar el calzado adecuado (botas de montaña con los calcetines adecuados). Evitaremos sandalias o zapatillas sin suela antideslizante. A poder ser impermeables si vamos por zonas mojadas o húmedas.
  • Ropa: Un pantalón largo nos ayudará a evitar rasguños y con una camiseta transpirable nos aseguramos una buena temperatura corporal. Si hace frío tendremos que coger ropa de abrigo (muy importante en zonas con temperaturas de menos de 18 grados).
  • Provisiones: Tenemos que garantizar que no va a faltar agua (mínimo 1.5litros) ni comida para todo el tiempo en que estemos fuera. No olvidar alimentos como barritas energéticas o frutos secos que nos aportarán un extra de energía.
  • Material térmico: no nos puede faltar una chaqueta cortavientos (sofshell o similar), un chubasquero o capelina que nos proteja del agua (a nosotros y a nuestro material) y ropa térmica (camiseta térmica de mana larga o polar térmico).
  • Palos: no sólo nos sirven para apoyarnos durante la ruta y no perder el equilibrio. Son una herramienta muy útil para afrontar desniveles, evitar caídas y montar pequeños campamentos en caso de pérdida. Con ellos y la capelina podemos tener una zona seca dónde refugiarnos hasta que nos encuentren. 
–  Por último e indispensable vamos a poner en nuestra mochila un mapa de la zona, la brújula y el teléfono con batería. Si podemos ponerlo todo en bolsas a parte nos permitirá tener la mochila más ordenada.
MATERIAL DE SUPERVIVENCIA
En este apartado veremos pequeñas herramientas que nos pueden ser útiles en la montaña, sobretodo en caso de accidente. 
 
En este pequeño Kit no puede faltar:
  • Manta térmica: nos permite en caso de accidente mantener el cuerpo frio o caliente (según corresponda). También nos será útil si cae la noche y tenemos que pasar la noche en el raso. Nos ayudará a mantener el calor corporal y a no pasar frio.
  • Navaja multiusos: con tijeras, destornillador y otras herramientas.
  • Silbato: nos servirá para llamar la atención de los compañeros o del equipo de rescate en caso de no poder chillar o no tener fuerza para hacerlo
  • Linterna frontal: nos alumbrara el camino si cae la noche sin necesidad de tenerla en la mano. En la montaña es muy importante tener libres las manos para evitar caídas.
  • Luces de posición: la luz blanca la ataremos a la mochila si oscurece para que sirva de referencia a las personas que nos siguen. La luz roja nos servirá en caso de niebla. Pueden ser luces fijas o parpadeantes. Podemos usar las que venden para las bicis en formato llavero.
  • Vela de té y mechero: en caso de perdernos, accidentarnos o que caiga la noche podemos envolvernos en la manta térmica y encender (con mucho cuidado) la vela de té. En caso de bajas temperaturas y riesgo de perder el calor corporal nos proporcionará el calor necesario para mantenernos conscientes hasta que nos auxilien.
  • Material de limpieza: toallitas, pañuelos de papel… nos pueden ser de utilidad.
  • Botiquín: agua oxigenada para desinfectar, iodo para heridas, alcohol para desinfección de utensilios, vendas, tiritas, crema solar, repelente de insectos, afterbite… lo básico para realizar una primera cura en caso de caída, rasguño, heridas producidas por el calzado
DECÁLOGO DE LA MONTAÑA

 
Para finalizar vamos a hacer un resumen de los 10 pasos mas importantes a seguir ante una excursión a la montaña por pequeña que sea. Cualquier itinerario por una zona no concurrida puede suponer ponernos en riesgo.
  1. Planificar la actividad: obtener información de la ruta a seguir (dificultad, temporalización, condiciones del lugar…)
  2. Consulta las condiciones meteorológicas de la zona
  3. Prepárate: mochila y material adecuado a cada actividad
  4. Adecuar la actividad a la condición física de los integrantes del grupo
  5. Comunicar a alguien la actividad ya sea personal del refugio, familiares o amigos
  6. Realizar las actividades al aire libre en grupo, jamás realizarlas en solitario
  7. Respetar el entorno natural (evitar hacer fuego en zonas no acondicionadas,  no dejar basura…)
  8. Llevar el teléfono móvil cargado para poder dar aviso ante cualquier problema
  9. Vigila el estado de tu cuerpo: bebe agua, come cuando sea necesario y actúa ante situación de estrés térmico.
  10. Ante cualquier problema llama al teléfono de emergencias 112
MAS INFORMACIÓN

 
¿Quieres más información? ¡No dudes en preguntar! A continuación dejamos unos enlaces muy interesantes para tratar la seguridad en la montaña. Y recuerda, ¡si vas preparado disfrutarás más de la montaña!
 

Balanç de les incidències de la Nit de la Revetlla Sant Joan (GENCAT)

La Revetlla ja ha passat i ja tenim les primeres estadístiques de la nit a nivell d’Emergències.

Aquest matí la Generalitat de Catalunya ha emès una nota de premsa que diu el següent: 24-06-2013 Balanç de les incidències de la Nit de la Revetlla Sant Joan

 

BOMBERS

Els Bombers de la Generalitat han rebut, des de les 20.00 hores i fins a les 08.00 hores, més de 750 avisos d’emergència, la majoria per apagar petits incendis de vegetació i al mobiliari urbà. La major part dels serveis s’han concentrat entre les 10 de la nit i la una de la matinada.

Al llarg de la nit no hi ha hagut cap servei destacat. La major part dels avisos han estat per apagar petits incendis de vegetació (bàsicament en zona urbana), així com també per extingir focs a contenidors i revisar fogueres.
INCIDÈNCIES VIÀRIES

La xarxa viària catalana no ha registrat cap accident mortal durant la nit i matinada de la revetlla de Sant Joan. Tot i això, des de l’inici de l’operació especial, divendres 21 de juny a les 15.00 h, hi ha hagut un mort per accident de trànsit a les carreteres de Catalunya. El sinistre va ocórrer dissabte al matí quan una motocicleta va sortir de la via a la C-1414 a l’altura d’Esparraguera i el conductor del vehicle va morir.

MOSSOS D’ESQUADRA

El dispositiu especial de Mossos d’Esquadra per aquesta revetlla de Sant Joan s’ha saldat amb 8 detinguts per una baralla a Ciutat Vella i 2 persones ferides lleus per petards, un noi de 20 anys a Salou i un altre també de 20 anys a Castelló d’Empúries.

La resta d’incidents durant aquesta revetlla han estat algunes cremes de contenidors, rostolls a zones de platja i algun vehicle afectat pels petits incendis provocats per l’ús de pirotècnia i petards però que s’han pogut extingir ràpidament.

Les 8 detencions durant la revetlla s’han produït sobre les 06:00h a la zona de la platja de la Barceloneta on una baralla entre unes 20 persones s’ha saldat amb 8 detinguts per baralla tumultuària i 1 persona ferida lleu que ha estat traslladada a l’Hospital del Mar de Barcelona.

D’altra banda, a Salou un noi de 20 anys ha resultat ferit greu en una mà per un petard que li ha afectat a dos dits. El noi ha estat traslladat a l’Hospital Joan XXIII de Tarragona. A Castelló d’Empúries, un altre noi, també de 20 anys, ha resultat ferit lleu. El noi ha necessitat punts de sutura al cap per culpa de l’explosió d’un petard.

DADES GENERALS

Protecció Civil de la Generalitat manté la prealerta preventiva del Pla de Protecció Civil de Catalunya PROCICAT per les incidències que es puguin derivar de la revetlla i activitats associades, sense que s’hagi de destacar cap emergència rellevant. (s’ha desactivat a les 11.30h del matí)

El telèfon d’emergències 112 Catalunya ha atès des d’ahir a les 18.00 h fins aquest matí a les 09.00 h del matí, un total de 2.495 trucades relatives a incidències derivades de la revetlla.

L’hora amb més activitat va ser entre les 00.00 h i la 01.00 h de la matinada d’avui, en que es van atendre 516 trucades. L’activitat ha anat decreixent amb el pas de les hores (de 07.00 h a 08.00 h s’han atès només 21 trucades, per exemple).

 

tipologia de trucada

  • focs en zona de vegetació o en immobiliari urbà: 49,5% (722 trucades)
  • problema de civisme (sorolls, trencadisses mobiliari urbà, etc): 23,1%  (337 trucades)
  • seguretat ciutadana: 15% (219 trucades)
  • assistència sanitària: 11,5% (168 trucades)
  • accidents de trànsit: 1% (14 trucades)

origen trucada (per demarcació)

  • Barcelona: 70.1% (1023 trucades)
  • Tarragona: 16,5% (241 trucades)
  • Girona: 8,1% (118 trucades)
  • Lleida: 5,3% (78 trucades)

origen trucada (per municipis)

  • Barcelona: 431 trucades (17,27%)
  • Tarragona: 106 trucades (4,25%)
  • L’Hospitalet de Llobregat: 88 (3,53%)
  • Castelldefels: 69 (2,77%)
  • L’Ametlla de Mar: 65 (2,61%).